Inicio

Testimonios

Cómo evitar una plaga en mi restaurante

Cómo evitar una plaga en mi restaurante

Cuando queremos dar una buena imagen de nuestro restaurante es muy importante mantener la higiene de este bajo los más estrictos protocolos y controles. De esta forma, generaremos confianza en nuestros clientes y conseguiremos su vuelta y fidelización. Para ganarnos la confianza de los clientes no es suficiente ofrecer buena comida y bebida a precios razonables, es esencial que nuestro local luzca siempre en las mejores condiciones. Por todo esto, las plagas de insectos y roedores es uno de los problemas que más dolores de cabeza genera a los propietarios y por los que es esencial llevar a cabo un adecuado mantenimiento de las instalación.

Si a ti también te preocupan las posibles plagas que puedan surgir en tu restaurante, quédate y sigue leyendo este artículo. A continuación te damos los consejos necesarios para prevenir una plaga en tu restaurante.

¿Cómo evitar plagas en un restaurante?

Ante una situación como esta, desde la empresa de control de plagas Denfor, advierte que la mejor estrategia anti plagas es la prevención, en lugar de actuar cuando ya han aparecido. Lo cual complicará mucho las cosas y el desarrollo de tu actividad comercial, pudiendo provocar pérdidas económicas importantes, daños en la reputación del negocio e, incluso, demandas compensatorias y multas, además de la reparación de los equipos que hayan quedado dañados o deteriorados. Además, esto es un punto clave para garantizar la inocuidad alimentaria como el APPCC.

Los bares, restaurantes y cafeterías son lugares muy propensos a las plagas, ya que se trata de establecimientos en los que se manipula y almacenada comida de forma diaria que los atrae para encontrar opciones con las que alimentarse y anidar. Por tanto es necesario establecer desde el inicio una estrategia orientada al control de plagas y la prevención. Además, por ley es necesario cumplir con las normativas y requisitos específicos para el control de plagas, entre las que se destaca la no utilización de productos químicos útiles para este fin, pero que no garantizan limpieza e higiene en restaurantes así como la seguridad en los alimentos.

Para diseñar una buena estrategia de prevención de plagas, lo mejor es recurrir a profesionales, que se encargue de dar la formación necesaria al respecto a todos los trabajadores de tu restaurante. De esta forma, todos los empleados estará capacitados para detectar los peligros relacionados, lo cual incluye la señalización de aquellos lugares en los que se produzca mayor acumulación de comida, desagües, grietas, humedades y distancias con la calle. También deben recibir la formación necesaria para detectar cualquier tipo de plaga, tanto por su aspecto como por el rastro que dejan.

Toda esta formación y capacitación será vital para prevenir que las plagas accedan al interior del establecimiento, y para identificarlas en caso de que sospechemos que pueda haber alguna.

¿Qué medidas se debe tomar para evitar las plagas en los restaurantes?

Podemos llevar a cabo una serie de actuaciones de prevención que giran en torno a dos objetivos:

-          Dificultar en la medida de lo posible la entrada a aquellos organismos que puedan originar las plagas. Para ello es aconsejable instalar mosquiteras, dobles puertas y aislamientos, además de sellar grietas y agujeros.

-          Controlar y tener bajo control aquellos factores que favorecen la aparición de plagas. Para ello es importante tener un control de la temperatura y la humedad del ambiente, controlar las zonas en las que puedan refugiarse y nidificar, controlar la falta de limpieza y acumulación de basura.

De la misma forma, a la hora de elegir la ornamentación del restaurante, elegir aquellas flores y plantas menos fragantes y con colores menos brillantes, que atraen a los insectos voladores. Mantener los cubos de la basura siempre tapados correctamente y con sellado anti olores, así como vaciarlos varias veces al día, y mantenerlos a una distancia mínima de 5 metros con respecto al restaurante y siempre en el exterior. Aunque lo más adecuado es disponer de cuarto de basuras y sacarla todas las noches o con mayor frecuencia, para evitar las cucarachas y las moscas.

Instalar puertas automáticas en las entradas principales. Establecer áreas de estacionamiento y zonas libres de basura. Mantener una buena higiene en los recipientes de lavado.

La zona de la cocina es una de las más importantes, junto con el comedor. Por ello deben llevarse a cabo unas pautas de higiene y control mucho más exhaustivas y minuciosas como: Limpiar todas las superficies de trabajo, los suelos y las estanterías para mantenerlas libres de migas y otros restos de comida que puedan atraer insectos como hormigas. Limpiar a fondo los aparatos de cocción y no dejar platos sucios durante la noche para no atraer insectos, también retirar los restos de alimentos de los desagües, limpiar y desinfectarlos. Mantener todos los contenedores de alimentos debidamente sellados y los alimentos alejados del suelo para evitar el fácil acceso de animales. Limpieza semanal de los recovecos, como los bajos de los armarios para que no acumulen restos de comida. Controlar y eliminar frutas y verduras sobre maduradas. Evitar la entrada de animales a zonas donde se manipulan alimentos.

En cuanto al mantenimiento del comedor y la barra para evitar plagas, es importante limpiar cualquier derrame que se produzca inmediatamente, mover las mesas y sillas frecuentemente y limpiar por debajo de ellas para evitar que se acumulen restos de comida, también debemos limpiarlas para eliminar cualquier residuo. Desinfectar regularmente las botellas de condimentos, saleros y pimenteros y los azucareros. Es muy importante aspirar y fregar el suelo del comedor al final de la jornada para eliminar el polvo, residuos o partículas de alimentos, como también lo es asegurarse de que el suelo está correctamente seco para evitar que el agua atraiga a plagas sedientas, y vaciar el agua del cubo de la fregona después de cada uso. Limpiar a fondo la barra, tanto la parte posterior como la superior, sobre todo después de que se vaya cada cliente y desinfectarla todas las noches para reducir la acumulación.

También en la barra debemos refrigerar adecuadamente las rodajas de fruta (limón, naranja, lima…) u otros aderezos de cóctel. Enjuagar los vasos después de usarlos para evitar la acumulación de líquidos azucarados, y limpiar los grifos de cerveza diariamente, además de los estantes donde se almacenan los vasos y botellas para eliminar las superficies pegajosas. También debemos limpiar y desinfectar las máquinas de hielo y mantener las botellas de refrescos, licor y vino debidamente protegidos.

Por último no se debe comer fuera de las zonas habilitadas a este fin.

¿Cuáles son las plagas más comunes en los restaurantes?

Generalmente, las plagas más comunes en los establecimientos de hostelería son: cucarachas, ratones y ratas, chinches, hormigas, moscas, mosquitos e, incluso, termitas.

Que una mosca acabe aterrizando en el plato de un cliente es desagradable, pero ¿sabes los peligros que esto conlleva? En realidad son más de los que piensas. Las moscas depositan bacterias cargadas de partículas dañinas. Para evitar su aparición debemos controlar y evitar los productos en mal estado, la higiene en encimeras, suelos y mesas, cerrar adecuadamente los cubos de basura, evitar la acumulación de agua, los desagües sucios…

Por otra parte, en ocasiones en las terrazas de los restaurantes aparecen insectos que pican como las avispas y abejas, que causan molestias, no sólo por su aparición si no porque pueden provocar reacciones alérgicas que pueden perjudicar la imagen del local. Por ello, debemos tener precaución con las bebidas derramadas, los charcos de lluvia, así como las flores y los árboles de alrededor.

En cuanto las plagas de insectos trepadores como las hormigas y las cucarachas, que en su propio cuerpo transportan gran cantidad de bacterias causantes de enfermedades como diarrea, neumonía o intoxicación alimentaria, debemos evitarlas por medio del control de escombros y migas, usar recipientes de comida herméticos y evitar la acumulación de basura.

Sin duda, la mejor forma de acabar con las plagas en la concienciación de la prevención por parte de todo el equipo de trabajo. Siguiendo concienzudamente estas pautas conseguirás evitar la aparición de cualquier insecto o plaga que ponga en peligro la reputación de tu local.

Dejar un comentario